MACROCONCIERTO NAC EN TABACALERA

6 comments
Veinticuatro de enero, Madrid. Domingo de Rastro. Un suplicio para quienes cometieron la insensatez de acercarse a Lavapiés en vehículo privado. Veinte euros a la hucha de alguno de esos rentistas que te alquilan una plaza de parking a precio de perfume de Clive Christian.

En la puerta de Tabacalera, bajo la leyenda NO A LA CAZA, la imagen de un galgo dibuja la frontera del territorio amigo. Desde la Plataforma NAC organizamos una fiesta recaudatoria. Como finalidad expresa, obtener fondos para continuar la lucha; para esas manifestaciones que el siete de febrero inundarán las calles de quince ciudades con un solo grito: NO A LA CAZA CON GALGOS Y OTRAS RAZAS.

Impagable el trabajo de l@s voluntari@s. Desde las nueve de la mañana atusando el patio, instalando sonido o montando una iluminación tan agradable a la vista, como complicada para quienes acudieron con la idea de fotografiar el evento. Enorme la labor, envidiable el espíritu.

Como entrante y con ese retraso tan reivindicativo de nuestra cultura ibérica, los chicos de Despacito y Buena Letra nos deleitan con Hip-hop del grande. Una personal fusión de rap, reggae y flamenco definitorios de un estilo. Buenos textos que abrazados por ritmos de los que hacen bailar a un difunto, inundan por una hora la antigua tabaquera de Embajadores.





El recinto se vuelve por momentos un zoco del Magreb en hora punta. Junto a puestos de pan ecológico, camisetas de la Tortura no es Cultura. Frente a tenderetes de protectoras, artesanía popular a precio de colega. Cerveza, refrescos y papeo vegano durante todo el día. Gente, mucha gente.


Tras la pausa del almuerzo, los contagiosos ritmos de Samba da Rua se adueñan del aire. Imposible permanecer quieto. Los galgos desaparecen. Demasiado estruendo para tan sensibles oídos.



Tras el almuerzo, K del Desierto impregna de elegancia un ambiente ya más relajado. Finos instrumentistas para una forma de vestir los sonidos cercana a ese concepto de art-rock que siempre agrada.



Sobre de las seis, un plato fuerte. El rock sin máscaras, sin apellidos que lo enturbien, de Rodchenko and the Red Army. Potencia, oficio, calidad. Un nombre al desnudo para armonías impecables.





Mientras varios Djs amenizan el fin de fiesta, llega el momento de las despedidas. También el de los balances. Las sonrisas de quienes reconocen haber superado el objetivo, se mezclan con el cansancio de horas de esfuerzo. Toca recoger y recuperar el aliento para una labor que desconoce la pausa.



Si algo descubrimos en esa jornada de un invierno que no lo parecía, es que con nuestros límites y nuestras contradicciones, con nuestros errores, con nuestra historia, con nuestros aciertos ocasionales, con nuestros egoísmos y con nuestras bondades, como cantan los Celtas Cortos,  somos Gente distinta...  y con la costumbre adquirida de dejar la puerta abierta, para todo aquel que quiera entrar.



Desde el agradecimiento  hacia quienes de cualquier modo participaron en el evento, seguimos... Nos vemos en las calles el siete de febrero.

MÁS FOTOS...






6 comentarios:

  1. Pasamos un dia genial.
    Bien organizado y con un espectaculo muy bueno.
    Eso si, como sugerencia me gustaria añadir que nos hubiera gustado mas que los puestos del mercadillo solidario se hubieran ubicado en una zona mas retirada del escenario, hubiera habido mas diversidad y cantidad de visitantes.
    En terminos generales, estuvo genial.

    ResponderEliminar
  2. Pasamos un dia genial.
    Bien organizado y con un espectaculo muy bueno.
    Eso si, como sugerencia me gustaria añadir que nos hubiera gustado mas que los puestos del mercadillo solidario se hubieran ubicado en una zona mas retirada del escenario, hubiera habido mas diversidad y cantidad de visitantes.
    En terminos generales, estuvo genial.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó, debería realizarse más a menudo.

    ResponderEliminar
  4. Me encantó, debería realizarse más a menudo.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.