RECITAL DE POESÍA ANIMALISTA NAC (XIII): TXUS GARCÍA

Comentarios

Txus García ejerce como agente socio-cultural, facilitadora holística, naturópata y animal communicator. Trabaja con la voz, con las manos, con el corazón y con el espíritu. Autora de “Poesía para niñas bien (Tits in my bowl)” (Cangrejo Pistolero Ediciones, 2.012), se formó como filóloga en la Universitat Rovira i Virgili. Se autodefine como “un ser tierno, un animal humano que está a la escucha”. Y precisamente eso, el placer de escucharla, será de lo que disfrutaremos en el recital NAC de arte animalista, a través de su vídeo-poema “Cuidado con los cazadores”. Con él os dejamos, no sin antes recomendar una visita a su refugio virtual Sendas de Oku. Una página que no es dejará indiferentes.


Los cazadores te miran con crueles ocelos
desde la espesura de su fruncido ceño;
utilizan cínicos cantos, silbos y trinos
para llamar a la muerte a enamoradas aves.

Los cazadores están llenos de rabia,
de borracha testosterona cobarde:
son señores que infunden respeto
desde su planchado traje de entre semana,
con su perfecto conjunto jara y sedal.

Encañonan a ciervos, osos, elefantes y conejos,
oyen palpitar sus corazones asustados
pero no sienten misericordia,
ni notan su angustia, el miedo;
aprietan el gatillo palpitantes,
azuzan a sus perros esclavos
-a los que afirman querer
y que luego ahorcan
arrojan a una fosa cuando
envejecen y no sirven para nada-.

Los cazadores te desollan
con manos de garfio,
ensucian el campo
con sus desafiantes risotadas,
con cartuchos vacíos
-flácidos como
sus penes-.

Hartos de vino y chorizo,
se hacen fotos con sus trofeos:
cabezas cortadas,
sangre en el maletero.

Los cazadores son especistas
que gruñen orgullosos diciendo
que su afición asesina y cobarde
es propia de hombres hombres hombres
-toreros y matarifes de fin de semana-.

Se envalentonan matando crías,
Ignorando gritos de dolor,
ensangrentando plumas y
arrancando pieles.

Vigilad,
porque si el mundo envileciera más,
los cazadores –ellos y ellas-,
ya saben cómo apretar
el gatillo sin empatía,
desollarte, devorarte
y que tu cabeza sea
un bonito trofeo en su salón.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.