4F. UN DÍA DE PERROS.

1 comment
La expresión con la que titulamos esta entrada, define en castellano a esas jornadas de climatología especialmente adversa que invitan a quedarse en casa, disfrutando de café, té, película, buena soledad o mejor compañía. El pasado domingo, con independencia del temporal, en las principales poblaciones del Estado y en un buen número de ciudades europeas, hizo, en efecto, un día de perros. También de liebres, de perdices, de zorros, de lobos, de ciervos, de corzos o de jabalíes. Porque para defender su derecho a una vida protegida del infame negocio de la caza, salimos a la calles a gritar basta; a exigir un cambio legislativo que anteponga la sensibilidad de la sociedad contemporánea al lucro sin escrúpulos de una minoría.



Aunque creemos que nos favorecen, en NAC no damos cifras. Siempre entendimos que, cuando alguien posee un mensaje que transmitir, lo importante es que se difunda. Sin más que consultar la prensa –digital o escrita–, escuchar las radios o sentarnos ante alguna pantalla, podemos dar por cumplido el objetivo inmediato, como paso previo a convertir en pasado el tiempo en que se conjugue la actividad cinegética.

Nuestro agradecimiento a quienes colocaron su imagen pública y su talento al servicio de la causa común. A asociaciones, colectivos y protectoras. A partidos. A todas las y los asistentes. A Chesús Yuste que se pegó un palizón de viaje para compartir sus ideas y su experiencia en la materia, desde los perfiles de político, escritor e incansable luchador antiespecista. A Nathalie Seseña que interpretó nuestro manifiesto de este año, como solo podía hacerlo una actriz de su nivel. A Ouke Leele por escribirnos para la ocasión una obra de arte en forma de poema, y por arriesgarse a leerlo en unas circunstancias tan desfavorables para ella. Y, de modo muy especial, a los coordinadores y coordinadoras de las distintas ciudades, y a esa legión de activistas que, desde un anonimato que engrandece, hicieron posible que nuestro NO A LA CAZA de 2018 sonara, entre la tempestad, más claro y más bello que nunca.

Os dejamos un vídeo de David Zokad, resumen de la manifestación de Madrid. Al pie encontraréis los enlaces a los textos citados, ya difundidos a través de estas mismas páginas. Merecen lectura detenida.


A todos y a todas los que de uno u otro modo, incluso desde la crítica, hicisteis posible el #NoalACaza4F … ¡¡¡GRACIAS!!!

Seguimos...

Enlaces:

- Manifiesto NAC, NO A LA CAZA.
- La muerte de la caza. Poema de Ouka Leele.
- Texto de Chesús Yuste.



LA MUERTE DE LA CAZA (OUKA LEELE)

Comentarios

En su mirada desbordada de sangre, habría atisbos de humanidad.
En su mirada inyectada de muerte, habrían inoculado bondad.
En su mirada sujetada por el deseo ávido de dinero, habrían pagado con caricias.

Y los mansos galgos, los podencos mansos y sus amorosos ojos.
Sus graciosas patas y su fina figura en el engranaje de la barbaridad inculta
de matar por matar en aras de tantas absurdas disculpas,
de regular lo que, en su sabiduría, la naturaleza hace con tanta perfección y sencillez.

Al mirar a sus hijos, niños, habrían descubierto que derramar sangre ni es justo,
ni es bueno.
Que los niños miran a los animales y sienten amor puro.
Reconocen en ellos a sus compañeros, reconocen en ellos la ternura sin final.

Los galgos como sus niños, hijos, se asustan y tiemblan participando en el horror.
Obligados, extorsionados, torturados.
No amados.

Como nuestros hijos, niños, solo quieren ser amados y amar.
Que para eso nacemos todos en esta tierra.
Nacemos niños, sentimos y sabemos y conocemos lo humano.
¿Quién nos despojó del recuerdo, quién nos zambulló en ese olvido
que nos hace capaces de tener un rifle en las manos y dispararlo contra un cuerpo,
que nos hace ver la muerte, propiciarla, impasibles?
Si el dinero es el dueño de la vida, si está por encima de ella,
¿cómo llamarnos humanos sin avergonzarnos?

Si la ignorancia es la madre de la crueldad,
sacudamos las carnes de esta madre tan ciega y espantosa
tan purulenta y vomitiva. Aneguemos su vagina para que sea ya infértil.
Que todos los hijos de los hombres tengan por madre a la sabiduría
que cercena la amnesia que nos ha apartado de reconocernos.

La sabiduría ha dado a luz a toda la naturaleza.
Que la primavera reverdezca en nosotros y nos haga flor.
Que la belleza nos vista de amor.

Entonces habrá humanidad
entonces habrá bondad
entonces habrá caricia.

La ignorancia, postiza nodriza, será despedida para siempre.
Y no habrá más sangre inocente, derramada inútilmente,
brutalmente.
La ignorancia ha muerto, ¡viva la vida!

OUKA LEELE

TEXTO LEÍDO POR CHESÚS YUSTE EN MADRID, 4F NO A LA CAZA

Comentarios


Amigas y amigos, compañeras y compañeros:

El calendario llega a febrero y lo tenemos marcado en rojo, en rojo de sangre y dolor. Febrero supone el final de la temporada de caza y no estamos dispuestos a asistir un año más como espectadores impasibles a la tragedia repetida. Desde hace tiempo la tragedia que sufren galgos, podencos y otras razas, convertidos en perros de caza de usar y tirar, es un motivo de escándalo para la comunidad internacional y debe ser causa de vergüenza para la sociedad española en su conjunto. Decenas de miles de galgos en toda España van a ser ahorcados, arrojados en pozos o abandonados en cunetas como desechos de la caza. Este abandono masivo va a colapsar a las protectoras, que van a recibir estos días miles de galgos asustados, aterrorizados y maltratados, desbordando todos los recursos disponibles. Y toda esa tragedia se repite cada año ante la impunidad de aquellos cazadores que maltratan a sus animales, ante la ignorancia de la sociedad y ante la pasividad de las administraciones públicas. Esto debe cesar.

La violencia que rodea al mundo de la caza no es algo ajeno a los cazadores. Es más, son ellos el origen y el centro de esa violencia. No solo llenan de plomo los campos, contaminado la tierra y el agua, no solo amenazan la paz de los paseantes, no solo destruyen los ecosistemas. Son cazadores los que abandonan a sus perros, aunque luego digan que los aman. Son ellos los que los ahorcan al finalizar la temporada de caza. ¡Vaya muestra de amor! ¿Cuántas denuncias de cazadores denunciando a otros cazadores por abandonar, ahorcar o matar a sus perros se presentan cada año? ¡Ninguna! Entre ellos se tapan. En lugar de proteger a los perros, protegen a los maltratadores. Decir que amas a los animales, que amas la naturaleza y ser cazador es un oxímoron. De los más crueles.

No podemos guardar silencio y esperar que se imponga la razón por sí sola. Por eso estamos aquí. Porque nos sobran las razones, por noveno año consecutivo, el colectivo NAC, No a la Caza con galgos y otras razas, con el apoyo de medio millar de organizaciones animalistas, ha convocado manifestaciones en 31 ciudades españolas. Y ha obtenido el respaldo de manifestaciones en varias ciudades europeas, como París, Dijon, Verona o Colonia.

Queremos despertar la conciencia de nuestra sociedad y movilizarla para exigir el final de esta tragedia repetida. Queremos que los galgos y los podencos dejen de ser perros de caza, para convertirse en perros de casa, animales de familia, tratados con amor y no con esclavitud. Queremos que los poderes públicos adopten las medidas necesarias para erradicar esta barbarie. Ni por tradición ni por deporte, la caza no puede justificar la comisión de delitos. Nadie debe olvidar que el abandono y el maltrato animal son delitos recogidos en el Código Penal, que deben ser perseguidos y erradicados, por muy extendidos que estén en nuestros campos.

A lo largo de todos estos años ningún gobierno ha puesto en marcha ninguna medida de vigilancia y control que pudiera acabar con el maltrato que sufren los galgos y otros perros. Cada día que pasa sin que se atrevan a abordar estas medidas mínimas imprescindibles, nos arman de razones todavía más para seguir los pasos de muchos de nuestros vecinos europeos, que ya han prohibido la caza deportiva: como Alemania en 1952, Bélgica en 1995, Holanda en 1999, Escocia en 2002 o el Reino Unido en 2004. También lo ha hecho nuestra hermana Costa Rica en 2012. Se puede. ¡Claro que se puede!

El Gobierno debe tomar medidas sin más demora. La tragedia de los galgos debe ser Historia. Y cuando llegue ese día, que llegará, será gracias al trabajo de mucha gente en muchos municipios grandes y pequeños, haciendo muchas cosas pequeñas y también grandes, convocando manifestaciones como esta, denunciando los crímenes de la caza, documentándolos en películas, difundiendo los mensajes en las redes sociales, ofreciendo vuestro amor y vuestro hogar a esos perros rescatados... y mil cosas más que hacéis cada una de vosotras. En nombre de esos animales, permitidme que os dé las gracias.

Amigas, amigos: Como decía Víctor Hugo, «no hay nada más poderoso que una idea cuyo tiempo ha llegado». No tengáis ninguna duda. Si el siglo XIX fue el del final de la esclavitud de las personas y el siglo XX, el de la igualdad de la mujer, tengamos la absoluta convicción de que el siglo XXI va a ser el del reconocimiento de los derechos de los animales. En pos de esa meta estamos trabajando. Entre todas y todos, lo conseguiremos.

Muchas gracias.

Chesús Yuste
Con la tecnología de Blogger.